Preacuerdo en Avanza Durangaldea, que desconvoca huelga y movilizaciones

La sección sindical de UGT del Bizkaibus Avanza Durangaldea ha valorado el preacuerdo de convenio alcanzado con la empresa, en el que destaca el mantenimiento de los puestos de trabajo, la continuidad del contrato de relevo y el IPC como referencia de los incrementos salariales para 2021, 2022 y 2023. Agradecen el apoyo de los trabajadores en los cinco meses de huelga y movilizaciones y advierte que «una de nuestras mayores preocupaciones ha sido y es el estado de la flota y seguiremos reclamando garantías suficientes por parte de la empresa.»

El Comité de Bizkaibus Avanza Durangaldea, que realiza  el servicio de transporte en las líneas de Arratia, la zona de Durango y su conexión con Bilbao, ha llevado a cabo 8 jornadas de huelga más otros 9 de movilizaciones, desde que se rompieran las negociaciones el 14 de diciembre último.

En el comunicado, la sección sindical de UGT informa que la asamblea,   celebrada en la tarde de ayer, 2 de junio de 2022, ha ratificado  el preacuerdo para la  desconvocatoria de las jornadas de huelga por la negociación del convenio, con 133 votos a favor de los 182 emitidos, 48 en contra y uno en blanco, por lo que se acordaba aprobar el preacuerdo con la consiguiente suspensión provisional de las jornadas de huelga previstas para este mes y setiembre.

El convenio afecta a 340  personas de plantilla, para los que se mantendrán el contrato de relevo y los puestos de trabajo y en cuanto a subida salarial supondrá importantes mejoras económicas, ya que contempla un incremento salarial superior al 15 % si el IPC se mantiene en su evolución actual: para 2021 se acuerda un incremento del 0,2% (el IPC del año anterior fue del -0,3%); para 2022 del IPC de la CAPV (6,45%) y para 2023 del IPC de la CAPV más el 0,15%.

“Desde UGT consideramos -dicen- que se ha alcanzado un buen acuerdo, aunque somos conscientes de que no satisfará a todo el mundo por igual y todavía quedan por desarrollar numerosos puntos que se han quedado pendientes.”

En su comunicado recuerdan que en diciembre de 2021, a pesar de una serie de reuniones en las que se habían ido acercando posturas, la empresa se niega  a garantizarnos pilares básicos como el mantenimiento de poder adquisitivo entre otros, por eso “rompimos las negociaciones marcando unos mínimos bajo las cuales no estábamos dispuestos a negociar, que son el mantenimiento de los puestos de trabajo, la continuidad del contrato relevo y el  IPC como referencia en los incrementos salariales.”

“Han pasado cinco meses de huelgas y movilizaciones en un escenario de inmovilismo por parte de la empresa que nos abocaba a septiembre con el consiguiente  replanteamiento de estrategias de huelga.”

La sección sindical de UGT  pone en valor que tanto la unión sindical como el apoyo por parte de la plantilla ha sido fundamental para que la empresa se viera forzada a negociar. Y que, en la negociación, que todas las decisiones y contraofertas han sido consensuadas por todo el comité, salvo a última hora que el sindicato LAB se ha desvinculado, para conseguir el preacuerdo que va más allá de los mínimos establecidos.

“Queda trabajo por hacer y no es el momento de ponerse medallas, -aseguran- aun así, queremos transmitiros nuestra satisfacción y agradecimiento por el apoyo que nos habéis mostrado, el cual ha sido la base de nuestra fortaleza y el motivo para continuar la negociación de los últimos aspectos.”

Recuerdan que una de las  mayores preocupaciones de UGT  ha sido y es el estado de la flota de autobuses y “seguiremos encima de ello hasta alcanzar garantías suficientes por parte de la empresa.”